Heroes Celtas

mayo 17, 2008

vercintòrix

A finales del año 53 a.C. el jefe galo Vercingetorix se rebeló contra los romanos, aprovechando la ausencia de César de las Galias. Los primeros enfrentamientos se saldaron de manera favorable para el jefe galo pero la reacción romana no se hizo esperar y el encuentro en las cercanías de Alesia se decantó del lado romano.
Vercigetorix se encerró en la ciudad donde fue sitiado por César hasta su rendición en septiembre del año 52 a.C. César llevó al jefe galo a Roma para exhibirlo en su paseo triunfal, siendo Vercingetorix encerrado en prisión y decapitado en el año 46 a.C.Vercingétorix (pronunciación latina : verkinguétorix, este nombre es la transliteración de la palabra compuesta céltica “Wer-king-gheto-riks” cuyo significado más probable es “Jefe de los grandes guerreros”) (?,72 adc -roma, 46 adc) era el jefe de la tribu gala de los auvernos (la cual dio nombre a los territorios de la actual centro de la actual (francia) cuando se produjo la invacion de las galias por los romanos. La leyenda dice que dirigió la coalición gala que se enfrentó a julio cesar, capitulando finalmente en 52 adc.

Los celtas, como tales, existimos hace unos 2000 años a.C. (fin de la Edad de Bronce) y alcanzamos el explendor de nuestra cultura en la Edad del Hierro. Existían dos grupos de celtas: los primeros poblaron Europa desde el río Danubio, vivían de la agricultura y de la artesanía y era el grupo más pacífico de los dos; el otro grupo son los celtas guerreros como los conocemos hoy, que venían de Los Balcanes y disponían de un buen ejército. Eran estos celtas guerreros los que conocemos por haber saqueado Roma y Delfos, y por haber conquistado grandes partes de Europa. Transmitieron su idioma, costumbres y su religión a los pueblos de la zona conquistada. El territorio se extendía, en su época de mayor expansión, desde el bajo Danubio hasta las Islas Británicas, desde España hasta el mar del norte. Estos celtas guerreros eran conocidos por su caballerosidad, su orgullo en la lucha y su ánimo, pero también por su sentido por la música, la poesía y la filosofía. Los celtas fuimos llamados Keltoi por los griegos, de los cuales y gracias a su tradición escrita, parten casi todas las historias referentes a nuestro pueblo. Nuestra memoria, se remonta hasta tiempos muy antiguos, la tradición oral ha resistido el paso de los siglos, a pesar de que casi toda la cultura céltica fue extinguida por los romanos desde César y, más tarde, por los cristianos.
Territorios europeos en época celta
Generalmente se considera que son ocho las Naciones Celtas: Irlanda, Escocia, Isla de Man, Cornualles, Bretaña, Galicia y Asturias (algunos autores incluyen también como célticas a zonas del norte de Italia, en la actualidad); pequeña muestra del pueblo que en otras épocas ocupó la mayor parte de Europa y de Asia. Los Celtas hemos captado siempre la fascinación de historiadores y arqueólogos, y sobre nosotros han corrido ríos de tinta.
Desarrollamos las denominadas culturas de Hallstatt y La Tène. La primera se manifestó en el primer período de la Edad del Hierro. Tomó el nombre de una localidad de la Alta Austria. Se originó a partir de la Edad del Bronce, en donde el hierro sustituyo al otro material en la fabricación de elementos como espadas, puntas de lanzas, hachas agujas, recipientes, cuchillos y puñales. La Tène es la cultura celta de la segunda Edad del Hierro estructurada en tres o cuatro períodos. Se desarrolló entre la Hallstatt y la conquista romana (450 a 50 a.C.). Aquellos que compartieron esta civilización se destacaron por la elaboración de elementos como grandes espadas, escudos alargados, grandes hebillas, fíbulas, construían sus fortificaciones en las cumbres y acuñaron su propia moneda.

Habitaban en aldeas situadas en zonas elevadas para facilitar su defensa en caso de ataque, y se denominaron castros, que los romanos llamaron oppida u oppidum. Estos asentamientos estaban fortificados con paredes macizas de tierra, trabadas interiormente con soportes de madera, y con su parte exterior rodeada por un foso. En el interior se construían chozas adosadas a la muralla, lo cual les proporcionaba una mayor solidez. Las casas generalmente eran de forma circular y se hallaban dispuestas sin ningún orden establecido en la ciudad. Además efectuaban numerosas construcciones de carácter religioso fuera de los límites de los castros y en torno a la naturaleza, por ello vivían muy en contacto con ella. Estos monumentos eran llamados Dólmenes, Menhires, Trilitos, construidos sobre piedra, terminados sobre dos columnas y una piedra grande en forma horizontal que le daba terminación.

Castro de Coaña, Asturias.

EDIFICACIONES CELTAS
Muy poco de nuestra arquitectura ha sobrevivido hoy. La mayor parte resultó destruida por los ejércitos invasores ó, simplemente por el paso del tiempo. Han quedado, eso sí, como hice referencia en Historia, muchos restos de castros celtas, pero en lo que se refiere a grandes construcciones tenemos que basarnos en antiguos mitos, para constatar su existencia. Los celtas de Gran Bretaña, construyeron fortalezas defensivas permanentes, en Maiden Castle, Dorset, la tribu celta de los Durotrigues, construyó una en lo alto de un monte. En Inishmore, islas de Aran, existen aún hoy en día, los restos de Dun Aonghusa enorme fortaleza cuyo origen se remonta al s V a.c., otra, tambien muy importante, es la de Grianán Ailigh en el condado de Donegal.

Holly Well (Eire) Lios na Grainsi (Eire)

En todo el mundo celta aparecen diseminados por el paisaje, grandes bloques verticales de piedra. Muchos de ellos aparecen solos, otros alineados o formando círculos. Pese a que éstos monumentos no son obra nuestra, dado que son anteriores a nuestra cultura, les dimos un carácter mágico.

Liosnagrainsi (Eire) Idolo, en la Isla de Boa

Algunos fueron erigidos por civilizaciones más primitivas para marcar el lugar de un enterramiento ó como señal limítrofe. El más conocido de estos es sin duda Stonehenge, al sur de Inglaterra. Muy a menudo, fueron mal interpretados, mitificados o reverenciados por los celtas, quienes los considerábamos enclaves sagrados o monumentos conmemorativos de algún hecho fabuloso o legendario. La tradición irlandesa, considera estas prehistóricas tumbas y túmulos obras de seres sobrenaturales o diosas, las llamadas, “caillecha”. Pensaban que era algo así como puertas que comunicaban con otro mundo. Estas piedras verticales eran conocidas como “galláin”. Nosotros tambien construimos algunos de estos monumentos, algunos decorados con símbolos rúnicos o inscripciones en la antigua lengua de ogham. Los ejemplos más significativos son, Turoe Stone, en el condado de Galway, Pfalzfeld, en Renania, Tumba de Ossian en el condado de Antrim, La Piedra de los juramentos, en el condado de Castledermot, Figuras de la Isla de Boa, en el condado de Fermanagh, La Piedra de Drosten, en San Vigeans, Esciocia…

Stonehenge Grangestone

SOCIEDAD
Las relaciones legales se establecían, no entre individuos sino entre familias. Lo más destacable, es la ausencia de responsabilidad individual en el terreno penal, pues era el grupo familiar al completo, el que debía asumir las acciones del infractor. Todos los miembros de un mismo clan, debían satisfacer colectivamente la ofensa inflingida, y pagar el precio, en el caso de homicidio, el pago era de 7 esclavos o 21 vacas, este delito se llamaba “odio de sangre”. Era normal, sobre todo en Irlanda, la existencia de alguien de mayor rango que se responsabilizase del individuo fuera de su propio territorio, este a cambio, le prestaba un servicio, generalmente militar; todo esto, sin que el implicado perdiese su estatuto de hombre libre ni su capacidad para poseer ganado y tierras.
Cuando un individuo del clan era expulsado de este, perdía todo derecho a protección ni a participar de los actos de su comunidad, siendo rechazado y abandonado a su suerte, encontrándose ajeno y desvinculado de su gente.
Era costumbre entre nosotros, hacer prestamos, que podían ser incluso satisfechos en la otra vida, siguiendo la creencia de la inmortalidad de las almas.

No existen pues, excesivas distinciones sociales, y así, la mayor ocupación se basa en el cuidado del ganado, la agricultura, aunque escasamente (de la que se ocupaban primordialmente las mujeres), la caza, la pesca, y sobre todo, la guerra.
Los ancianos son muy considerados, pues en ellos reside la sabiduría, y en una sociedad de tradición oral, son los mas viejos los que han podido aprender las diferentes historias de la cultura que han heredado. Tan considerados como estos son los “tirné”, jóvenes guerreros, saqueadores de los pueblos más ricos del sur, y pesadilla de las legiones romanas.

Los celtas formábamos una sociedad militar, gobernada por valerosas reinas y reyes guerreros, y una clase alta de aristocracia. Eran respetados por su habilidad como jinetes y por su fiereza en el combate, al que acudíamos con ímpetu arrollador después de haber cabalgado a veces, muchos kilómetros: La facilidad con que conquistamos enormes territorios, demuestra nuestro poder en la guerra. Tanto los mitos como las fuentes históricas han reflejado el orgullo celta con que el guerrero se vestía para la batalla. En la guerra de las Galias, César escribe: “Los celtas pintan sus cuerpos con tintura de glasto, para parecer más terribles. Llevan el pelo largo y los cuerpos afeitados, a excepción del labio superior y la cabeza”. Diodoro de Sicilia, contemporáneo de César nos describe así: “Altos, musculosos, de piel y cabellos claros, aunque no todos si la mayoría; recogen su pelo hacia atrás en lo alto de la cabeza, dejándolo luego caer sobre la nuca y el cuello, de modo que presenta un aspecto tan recio como la melena de un caballo..”. Herodías, en el s. III d.c. sigue:…”Poco acostumbrados a llevar ropas, adornan sus cuellos y cinturas, lo que consideran un símbolo de belleza y de prosperidad económica, tatúan su cuerpo con dibujos abstractos y toda suerte de animales, acudiendo casi siempre desnudos a la lucha…”
Una característica que facilitó su dominio pero que, a la vez, permitió la continuidad de su cultura, fue la ausencia de un verdadero estado celta a causa de la primacía de las estructuras tribales y familiares. Esta división los hacía militarmente débiles ante invasores bien organizados, como por ejemplo los romanos a los que sin embargo les llevó años conquistarlos -, paradójicamente sucedía lo contrariocon las costumbres y los valores, protegidos de influencias externas por los fuertes vínculos parentales, en donde el clan estaba por encima de toda organización estatal, y unificaba y cobijaba a sus miembros.
“Llevamos la fuerza del jabalíy la sabiduría del unicornio”
Los druidas, el estrato de mayor influencia y poder entre los celtas, sabían leer y escribir griego y latín (como los antiguos sacerdotes egipcios), sin embargo optaron dejar por vía oral, en hermosos versos, la crónica de la existencia de su pueblo. Este fue uno de los principales motivos por el cual no se ha considerado la magnitud, en buena parte de los libros de historia, del importante legado celta que fundamenta notablemente la sociedad occidental, ya que los mismos celtas antiguos no creían -o no formó parte de su tradición- en los documentos escritos.

La unidad social celta era la tribu. En ella, la sociedad estaba estratificada en nobleza o familias dirigentes de cada tribu, agricultores libres que también eran guerreros, artesanos, trabajadores manuales y otras personas no libres, y los esclavos. También existía una clase instruida que incluía a los druidas. En los primeros tiempos, las tribus eran dirigidas por los reyes, lo cual parece que persistió en Gran Bretaña hasta la conquista de Roma. En las partes de la Europa celta más abierta a las influencias del mundo clásico, los magistrados electos sustituirían a los reyes.

Matrimonio:
No muy conocido, el derecho matrimonial presenta rasgos arcaicos, predominando la patriarcalidad, ejerciendo su patria potestad sobre todos los miembros del clan. Se practicaba la endogamia, salvo en las clases nobles, donde era normal tener varias esposas o maridos y amantes. El matrimonio se podía concertar por un periodo de tiempo, tras el cual, ambos quedaban libres. El divorcio era una práctica muy normal. Existen hasta diez tipos de contratos matrimoniales, desde el temporal, hasta el permanente. Era asimismo corriente la existencia de una esposa secundaria, y el concubinato era plenamente legal y aceptado, considerado como una situación lógica.

LA MUJER EN EL MUNDO CELTA

Teníamos acceso a la propiedad y a la herencia, y más en ausencia de descendencia masculina.
Las fuentes clásicas se muestran sorprendidas por la independencia y libertad de las mujeres celtas. Tácito explica como a los hombres celtas no les importaba ser conducidos por mujeres y conocemos los casos de reinas como Boudicca o Cartimandua, reinas de los icenos y los brigantes respectivamente. Así como la reina Medb, en la epopeya de Táin Bó Cuailnge.
La mujer celta solía acompañar a sus hombres a la batalla, es más, a menudo demostraban una furia comparable e incluso superior a estos. Cesar, en la guerra de las Galias, lo menciona así: “Una hembra celta iracunda, es más temible incluso que un riastradth (estado en que los guerreros keltoy acudían a la batalla, similar al berseker vikingo), pues se muestra más fiera e indomable que estos…”

HÁBITOS
Los celtas somos entusiastas degustadores de los placeres de la buena mesa. El vino era la bebida de las clases más altas pero el pueblo tomaba corma, que era cerveza de trigo mezclada con miel, muy utilizada en los banquetes, los cuales eran muy frecuentes en tiempos de paz. En estos festines los bardos tocaban sus liras y cantaban canciones sobre trágicos amores y héroes muertos en combate. Para comer utilizamos los dedos y ocasionalmente nos acompañamos de un puñal para los trozos de carne difíciles de cortar. Nuestra comida típica incluía cerdo cocido, buey, vaca y jabalí, todo ello acompañado con miel, queso, mantequilla y, por supuesto, corma cerveza y un buen vino.
También somos muy aficionados a un juego de mesa llamado fidchell, parecido al ajedrez, aunque se jugaba con estacas. Admiramos la artesanía experta y las hazañas intelectuales -sobre todo cuando se exhibía una prodigiosa memoria-. Tenemos el ideal de una sociedad heroica, pero vivimos como prósperos ganaderos y agricultores, ocupados a menudo en el robo de ganado.

ORALIDAD Y ESCRITURA

Las fuentes greco-latinas no dejan de señalar características en la etiología de los celtas. Su temeridad y bravura en el combate, comportamiento bárbaro, costumbres o rituales que se caracterizan por su crudeza o su crueldad desde la prespectiva “civilizada”, una fuerte predisposición natural hacia el aprendizaje y al ejercicio intelectual. La elocuencia de los galos impresionó ya en el siglo II a.c. Platón nos atribuía un nivel de oratoria, no menor al de nuestra capacidad bélica.
La educación corría a cargo de los druidas, en torno a los cuales giraba asimismo el mundo de la justicia y de lo religioso. De hecho, el aprendizaje de un druida solía tardar alrededor de 20 años, en el que la base era el poder de la memorización.La enseñanza oral era la práctica común entre los pueblos indoeuropeos que vivían fuera de las civilizaciones mediterráneas en que era común el uso de la escritura. El recurso del canto y de la recitación en la enseñanza tradicional nos es común a los celtas, y un hermosos pasaje irlandes define así a la ciencia oral: El recuerdo de los antiguos, la transmisión de un oido a otro, el canto de los poetas…
La aparición de la escritura es un fenómeno tardío en la céltica antigua y reducido a aquellas zonas en que se tenía contacto con griegos y romanos. Los celtas irlandeses tenían, antes de la adaptación del alfabeto latino una escritura especial llamada ogam, consistente en trazos horizontales u oblicuos sobre una arista vertical de piedra. Cada letra se nombra a partir de una planta o árbol (por ejemplo, D es daur, roble). Entre Escocia, Irlanda y Gales, se conservan unas 300 inscripciones en piedra.
Hay que esperar unas centurias más para que surjan los textos literarios insulares, que recogen esta rica tradición cultural, de transmisión oral por los druidas y los fili, y que son tan importantes para el conocimiento de los antiguos celtas. La literatura irlandesa, fijando dichas tradiciones desde el s VII, tiene marcado carácter épico, con los relatos repartidos en tres ciclos, el llamado mitológico, Lebor Gabála; el del Ulster (cuyos heroes principales son Cúchulainn y el rey Conbchobar, y su gesta principal Taín Bó Cuailgne, que narra la guerra entre los heroes del Ulster y el resto de Irlanda conducido por la reina Medb, a causa del robo de un toro maravilloso); y el ciclo de Leinster, llamado también, de Finn u osiánico. Así mismo, la importancia del Mabinogion, una serie de relatos épicos –organizados en cuatro ciclos, además del arturiano con preciosas indicaciones para entender la mitología. Estas producciones son auténticas literaturas nacionales, las primeras de Europa.

RITOS FUNERARIOS
Los enterramientos que se han conservado hasta el día de hoy, pertenecen a personajes de la nobleza, o ‘Princeps’, enterramientos, en donde solían aparecer cerámicas griegas, bronces etruscos, grandes carros de cuatro ruedas y joyas de oro, siendo entre ellas las más sobresalientes las fíbulas, hebillas de metal provista de un pasador, utilizada en la antigüedad para sujetar los vestidos, y los torques, tipos de collares de metal, bronce u oro, cuyos extremos tomaban la forma de tapones esféricos, y que posteriormente fueron adoptados por el ejército romano como condecoración para los soldados, e incluso en el túmulo de Heuneburg aparecen tejidos de seda procedentes de China.

Reconstrucción del enterramiento de Hochdorf
Antes del siglo VI a. C. solo los príncipes y sus familiares recibían sepultura en estos enterramientos, posteriormente se van instalando sepulturas suplementarias, formando círculos concéntricos alrededor de la tumba inicial.
De este modo, en el túmulo de Magdalenenberg, de 200 m. de diámetro, aparecen 126 tumbas alrededor de la cámara fúnebre del príncipe.
Uno de los túmulos mejor conocidos es el de Hochdorf, en Alemania. En él aparecía un cuerpo de 1.83 de altura sobre un diván de bronce sostenido por figurillas femeninas, a su alrededor estaban colocados los objetos del ajuar, formados por un caldero de bronce adornado con cabezas de león y repleto de hidromiel, ocho cuernos de uro, que se encontraban colgados de la pared y servían de copas, además de otro cuerno más grande realizado en hierro, bronce y oro, y un carro grande con un yugo metálico y las piezas del arnés.

Túmulos funerários
También aparecían las armas del difunto, un carcaj con flechas, un puñal, una bolsita de cuero con tres anzuelos, un peine, etc…, todo lo que el príncipe había utilizado en vida. Este enterramiento se ha datado entre el 550 y el 500 a. C., y su edad cuando murió debió de situarse entre los 40 y los 50 años, lo que significa que debía ser bastante mayor, teniendo en cuenta que la edad media rondaría hacia los 30 años.
Otro enterramiento muy conocido es el de la Princesa de Vix, en Francia, donde aparece depositada una mujer de unos 30/35 años cuya muerte se fecha hacia el 480 a. C., se trataría de una princesa que habitaba una fortaleza que dominaba una ruta de comercio en el valle del Sena.
Su enterramiento se encuentra a tres metros de profundidad, está instalada sobre un carro, adornada con lujosas joyas, como torques, tobilleras, un collar de ámbar y diorita y una diadema de oro que rodeaba su cráneo, aunque el objeto más importante encontrado es una crátera de bronce con capacidad para 1100 litros y decorada con figuras de guerreros, caballos y cuadrigas, un monstruo, y una gorgona adornando las asas. Su fabricación es seguro que se estuvo en manos de broncistas griegos, lo que demuestra una fluidez de los contactos comerciales con los griegos durante el siglo V a. C.
ARTE
El arte celta es abstracto y en extremo complejo; patrones geométricos se entretejen, giran y llenan espacios con gruesas texturas y colores puros y brillantes yuxtapuestos. La tradición celta de patrones abstractos para la decoración fue aplicada en los escriptorios monásticos y, con ello, emergieron nuevos conceptos e imágenes. Una serie de manuscritos de los cuatro evangelios constituyen la mejor muestra del Manuscrito Medieval Celta. Entre ellos podemos mencionar el Libro de Durrow, los Evangelios de Lidisfarne y el Libro de Kells.

Libro de Kells.
ARMAS
Los celtas dedicamos gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo en decorar armas y armaduras, por las cuales sentimos un valor reverencial.
Hay dos tipos de armas y armaduras celtas, en primer lugar, piezas creadas para el campo de batalla, en segundo, las pensadas para usos rituales, como ofrecimiento a los dioses, o bien para ser enterradas junto a personajes de alto rango.
Nuestra arma principal, es la pesada espada de hoja larga, el gran tamaño de la hoja, hace necesario el uso de una empuñadura proporcionalmente grande. En los mangos pueden observarse a veces incrustaciones de ámbar, marfil o decoradas con esmaltes.
Reproducción de una espada celta
Los escudos celtas suelen ser largos y planos, aunque también los hay circulares, suelen ser de bronce.
En los cascos solían emplearse los materiales caros y lo común es que tuviesen una complicada elaboración, con una parte superior semiesférica, de cobre o bronce, protecciones laterales móviles para los pómulos, también para la nuca, y en lo más alto del casco, una pieza en la cual se sujeta un penacho o cresta. La cresta suele tener forma de jabalí, signo de poder entre los nuestros.

Guerreros celtas representados en el caldero de Gundestrup
JOYAS Y ORFEBRERÍA
Nuestra joya más preciada es el torques, se trata de un collar muy pesado, que nobles, druidas y algunos guerreros sobresalientes, llevamos alrededor del cuello. Las Torques se realizan en una gran variedad de materiales y tamaños, algunos están realizados en tubo hueco, para facilitar su apertura y retirada del cuello; otros, por el contrario, están realizados en una sola pieza maciza, o varillas retorcidas, casi siempre en oro o plata. Un guerrero que se precie, prefiere perder la vida antes que su torque.
Torque celta
Otro objeto sobresaliente es la fíbula, llevada tanto por hombres como por mujeres, sirve para sujetar la ropa, con elegancia, siendo a su vez considerados como talismanes mágicos.

Dos ejemplos de fíbulas en las que se aprecian cabezas humanas colgando de las propias cabezas de los caballos.
HISTORIA MÁS RECIENTE
Cuando el Imperio romano se derrumbó hacia el siglo V d.C., los reinos reconocidos como celtas surgieron en las partes romanizadas de Britania. A la vez, los germanos invasores se asentaron en la zona oriental de Britania. Mientras, los invasores gaélicos de Irlanda se asentaron en el oeste de Escocia. Simultáneamente los britanos del suroeste de Inglaterra se asentaron en Bretaña.
El cristianismo había llegado a Britania en tiempos del dominio romano. En el siglo V, Irlanda fue convertida por
San Patricio y otros misioneros. Después, el cristianismo se estableció en Escocia, principalmente a través de la fundación de Iona por San Columba. Por lo tanto, la fe cristiana fue llevada a las tribus británicas del noroeste escocés, cuyos miembros eran conocidos como pictos, y a los británicos de Northumbria. La cultura del mundo celta experimentó un gran florecimiento en los siglos VII y VIII, en el cual la Iglesia jugó un papel central patrocinando las artes, la escultura y la ilustración de manuscritos. La literatura vernácula también fue cultivada de forma más extensa que en otros lugares de Europa. Los eruditos celtas destacaban como misioneros y profesores en el continente.
Las zonas celtas de las islas Británicas sufrieron ataques de los pueblos escandinavos durante los siglos IX y X, y admitieron a los que se instalaron. Los reyes gaélicos de los escoceses surgieron como señores de las tierras de los pictos y dominaron a los británicos que permanecían en el suroeste escocés y a los ingleses en el sureste. La frontera galesa-inglesa se estabilizó, mientras Cornualles perdió su independencia política. En Irlanda, se realizó un proceso similar para crear una monarquía nacional. Habían surgido las cuatro naciones actuales: tres celtas y una germánica.
La conquista normanda de Inglaterra en el 1066 llevó a la de Gales y hacia el siglo XII a la de Irlanda y Escocia. Como resultado, la lengua y la cultura céltica dejaron de ser usadas en los círculos jurídicos, y gradualmente se convirtieron en lenguas de uso popular. Un proceso similar tuvo lugar en Bretaña. El clima social que se había desarrollado en lo que actualmente son Gran Bretaña y Francia había dado oportunidad para que los elementos celtas mejoraran, pero se frustraban por la intolerancia cultural o religiosa. Los resultados de esta ambivalencia quizá se vean en la contribución celta a la vida y cultura británica, en manifestaciones del folclore celta, en el florecimiento de las comunidades celtas emigradas y en las sociedades de ultramar.

Guerrero astur
La repoblación del Reino Astur ( siglo VIII )
Tras la batalla de Covadonga, los musulmanes evacuaron Asturias, cuya capital fijó Pelayo en Cangas de Onís. A su muerte en el año 737 le sucedía su hijo Favila que moría devorado por un oso dos años después en Liébana. Accede entonces al trono el hijo del duque Pedro, Alfonso, que se convertiría en Alfonso I de Asturias cuyo reinado se prolongaría entre los años 739 y 757.
El reino de Alfonso I comprendía Asturias, Asturias de Santi- llana ( zona occidental de Cantabria ), Liébana y Trasmiera. La Cantabria septentrional estaba en un principio bajo con- trol musulmán. En 18 años dejó un reino formado por gran parte de la cornisa cantábrica, protegido de los ataques musulmanes por una amplia extensión de terreno conocido como el “Desierto del Duero”. En sus campañas se hizo con numerosas ciudades de Galicia y del Duero: Lugo, Oporto, Braga, Salamanca, Zamora, Avila, Segovia, Astorga, León, Saldaña, Simancas, Osma, Clunia y las antiguas ciudades cántabras de Mave y Amaya. Todas ellas fueron arrasadas y Alfonso se trajo a los cristianos a su reino. La consecuencia fue el despoblamiento de la cuenca del Duero que quedó como un desierto estratégico que separaba los territorios del reino astur de los musulmanes.Los cristianos traidos por Alfonso repoblaron Primorias ( zona originaria del reino de Asturias en Cangas ), Liébana, Trasmiera, Sopuerta y Carranza ( valles vizcaínos, antigua Autri- gonia ) y Vardulias ( norte de Burgos ) a la que se comenzó a llamar Castilla.
A partir de este momento desaparecería el nombre de Cantabria durante siglos, pasando a utilizarse los nombres de las comarcas: Liébana, Trasmiera, Asturias de Santillana, Campoo

One Response to “Heroes Celtas”

  1. Enigma Says:

    Bien, mira hoy es el primer dia en el que me tomo un tiempo para poder postear algo, y bueno creo que este blog se merece mas que un simple post, y tambien Versingetorix quien hoy sabemos de el gracias a “blogtheviking” quien me ha mostrado un honorable gerrero.

    Gracias Blogtheviking por darme este paseo por lo inusual y esoterico, gracias por ser un rincon pagano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s