Para hacer algo por la vida decidí subir estos libritos
Ojalá sirvan de algo.

1) El mundo perdido de los visigodos de Gabriel García Voltá.

2) Mitos y leyendas celtas, selección y prólogo de Roberto Rosaspini Reynolds

Saludos!

Los Enanos

julio 15, 2008

Los Enanos creados por Odín con los restos del gigante Ymer, se caracterizan por ser robustos en forma, barbudos y de aspecto envejecido, ya son adultos a los tres años y su barba es blanca a los siete. Los enanos son expertos artesanos de la forja y los metales, entre sus obras destacan el martillo del dios Thor, el collar de la diosa Freya, la cabellera para la diosa Sif (esposa de Thor) y el lazo que ató al gran lobo Fenrir. Viven bajo la tierra y las montañas, cavando y buscando metales y piedras preciosas, no soportan la luz del sol.

Los padres de los Enanos:

Segun cuenta una antigua leyenda, los Enanos fueron creados antes que los humanos.

Se dice que Odin los creo a partir de des Fresnos.

Pueden descargar el libro desde aqui:

http://www.megaupload.com/?d=P568K6S5

Los Bardos Celtas

junio 27, 2008

Según Diodoro de Sicilia, que escribió en el siglo I a.C., nos cuenta que entre los celtas de la Galia existían “poetas líricos llamados bardos, que acompañaban sus canciones con instrumentos semejantes a liras: estas canciones incluyen poemas de alabanza y sátiras”.

Según Diodoro, los bardos desempeñaban un papel importante en la sociedad celta: se les contrataba para que escribieran alabanzas de su patrón, pero también para denostar a los enemigos de éste.

Se les pagaba por relatar los mitos legendarios de la aristocracia celta en los festejos, bailes y cortejos que solían seguir a un día de caza o guerra.

Igual que los primeros poetas, los bardos estaban considerados como una especie de sacerdotes, encargados de transmitir los misterios de la religión de una generación a otra.

Quizá esto explique los numerosos aspectos confusos de su mitología.
Diodoro escribe que “los bardos conversan con pocas palabras y utilizan acertijos, empleando imágenes oscuras para referirse a las cosas, y poniendo una palabra allí donde quieren decir otra diferente, y tienden a utilizar los superlativos para jactarse de sus propios logros y menospreciar los de otros”.
Las pruebas de los mitos que han sobrevivido hasta nosotros confirman esta naturaleza exclusiva de los bardos; los poetas suelen cantar canciones de alabanza que sólo otros poetas pueden entender.

Al contrario que sus homólogos del mundo clásico, los bardos celtas no conservaban por escrito sus mitos y poemas, sino que los transmitían oralmente de maestro a alumno.

Durante la Edad Media los bardos eran muy bien pagados y respetados socialmente: a menudo trabajaban en las casas de la nobleza celta que había sobrevivido a las invasiones.

También existieron juglares ambulantes, que recibían pequeños emolumentos por sus canciones que sin duda contribuyeron a mantener viva la tradición oral, llevando sus poemas y mitos por toda Gran Bretaña y parte de Europa.

Fue en este periodo cuando aparecieron las primeras versiones escritas de esta mitología celta, pero, como la mayoría de escribanos eran monjes, las historias se cargaron de elementos cristianos.

Finalmente, había contadores de historias que desde tiempos remotos relataban sus leyendas a cualquiera que se prestara a escucharlas, bien frente al calor del hogar o en la esquina de algún pub.
Todavía hoy existen en remotas regiones celtas, y sus prodigios memorísticos son proverbiales.
Un pescador de Barra, Escocia, dice que escuchó de niño a uno de estos cuentacuentos todas las noches durante quince años, y que en todo ese tiempo nunca oyó dos veces la misma historia…

Además de entretener, los bardos eran profesores, pues el comportamiento de los personajes legendarios proporcionaban a los oyentes modelos e ideales, de forma que se aseguraba la continuidad de una sociedad guerrera.

Estas historias se empleaban en la educación de los jóvenes nobles, facilitándoles modelos de conducta a imitar…

Los bardos celtas eran expertos en la descripción de mundos imaginarios, animales fantásticos y personajes sobrehumanos.

Las principales características de su arte son: brillantes colores y meticulosos detalles al hablar del paisaje, el aspecto de los personajes y sus vestidos.

Este llamativo colorido tiene su réplica en las artes visuales celtas.
Las descripciones femeninas tienden al voyeurismo y la fantasia, reflejo del sexo del bardo; por la misma razón, estos contadores de leyendas exhibían los aspectos marciales de sus héroes masculinos…
Aunque con la llegada del televisor hasta las áreas más remotas del mundo celta, la tradición oral está languideciendo, muchos cuentos y poemas celtas sobreviven hoy gracias a los narradores de historias y cantantes que todavía existen.

La tradición de los bardos se mantiene viva en los encuentros anuales de Welsh Eisteddfod, y también se realizan intentos en ámbitos menos formales.

El cantante y arpista Robín Williamson, por ejemplo, reelabora las historias de héroes celtas de la tradición poética y las acompaña con su arpa celta.

El artista bretón Alan Stivell recrea de forma parecida los mitos celtas de Bretaña.

Martin Carthy, cantante y guitarrista, es el pionero de la canción folclórica inglesa, y ha grabado una colección de canciones tradicionales de Gran Bretaña y Bretaña.

Aunque algunas de estas canciones y poemas no pasan de ser meras historias agradables en su sencillez, hay otras que conservan en su alma los grandes mitos y leyendas de la antigua clase celta dominante.
Por tanto, la tradición de los bardos sigue hoy viva para aquellos que desean escucharla…
Razones históricas han hecho que la tradición celta haya sobrevivido mejor en Irlanda que en ningún otro lugar.

El moderno gaélico irlandés es descendiente directo de la antigua lengua celta; todavía se habla en el sudoeste y en 1921 fue reconocida como la lengua oficial de la República de Irlanda.

Muchos mitos y leyendas celtas han llegado a nosotros en esta lengua, y la tradición folclórica irlandesa es igual de importante.

La siguiente balada tradicional fue cantada por primera vez en tiempos de la emigración masiva de los hombres y mujeres irlandeses a América tras la hambruna de la década de 1840.

Esta canción relativamente moderna está dedicada a los héroes legendarios de Irlanda, en un uso típico de la mitología para evocar un pasado dorado.
Hoy en día, las propias emigraciones se han vuelto tema de leyenda, y el poder mítico de la canción perdura en un país todavía afectado por este problema; el grupo irlandés Planxty la grabó en 1983.

Vosotros valerosos héroes irlandeses dondequiera que estéis,
Os ruego os detengáis un momento y me escuchéis.
Vuestros hijos y hermosas hijas se están marchando,
Y miles de ellos navegan hacia América.
Buena suerte a esas gentes y que lleguen sanos y salvos.
Dejan su país para ir a una playa lejana.
Dejan a la vieja Irlanda, no pueden seguir aquí,
Y miles de ellos navegan hacia América.
La noche antes de partir se despiden,
Y al amanecer su corazón emite un suspiro.
Besan a sus madres y dicen:
“Adiós, querido padre, debemos marcharnos.”
Sus amigos y familiares y también sus vecinos,
Cuando están hechos los baúles listos para partir,
Las lágrimas de sus ojos
Los caballos se impacientan antes de salir hacia el tren.
Buena suerte a esas gentes y que lleguen sanos y salvos.
Dejan su país para ir a una playa lejana.
Dejan a la vieja Irlanda, no pueden seguir aquí.
Y miles de ellos navegan hacia América.
Al llegar a la estación se oyen los últimos gritos,
Agitan sus pañuelos en señal de despedida.
Sus corazones estarán rotos cuando lleguen a la otra orilla.
“Adiós, querida vieja Irlanda, ¿volveré a verte?”
Lástima de la madre que cría al niño,
Y del padre que trabaja y se afana.
Para poder alimentarlos trabaja de día y de noche.
Y cuando se hagan mayores tendrán que marcharse.
Buena suerte a esas gentes y que lleguen sanos y salvos.
Dejan su país para ir a una playa lejana.
Dejan a la vieja Irlanda, no pueden seguir aquí.
Y miles de ellos navegan hacia América.

El origen de los Druidas en Irlanda se remonta según los antiguos anales irlandeses a los primeros colonos del país, que pertenecieron a la tribu de Japhet.

Una de las colonias más importantes que habían venido a Irlanda era la de Milesian.

Según las antiguas tradiciones, estas personas, pertenecientes también a la raza de Japhetian, pasaron desde Scythia a Grecia y luego a Egipto y a España y finalmente desde España a Irlanda donde llegaron doscientos años después de la conquista de Tuatha De Danann.

Aproximadamente en el 1530 A.C. Durante el curso de todas las migraciones marinas, los Druidas desempeñaban un papel muy importante y entre ellos Caicher fue considerado el más importante… puesto que se dice que él predijo que Erinn (Antiguo nombre para Irlanda) era su último destino.

En su llegada a Irlanda, los principales druidas de los Milesianos eran Uar, Eithear y Amergin.

Amergin era uno de los hermanos Milesianos apellidados Glungel.

Era Poeta y Juez de la expedición, y un Druida muy conocido aunque no tenía profesión.

El Leabhar Gabhala, o El Libro de las Invasiones, se refiere a Amergin como al primer Druida de los Gaélicos en Irlanda aunque él no era el único Druida conocido en Irlanda.

La primera colonia de Milesianos desembarcó en Kerry y pronto marchó hacia la Colina de Tara, el asiento de los Reyes de Irlanda, ocupada en ese momento por el Tuatha De Danann, que exigía la supremacía del país.

Los reyes objetaron que no sabían nada sobre la invasión y si lo hubieran sabido, lo habrían impedido.

Así que ellos plantearon dejar la decisión a Amergin.

Amergin decidió que él y sus amigos deberían regresar a sus naves y trasladarse a una distancia de nueve olas lejos de la tierra.

Si fueran capaces de volver a tierra otra vez a pesar de De Danann, ellos conquistarían el país.

En cuanto se trasladaron a la distancia fijada en el mar, los Druidas de De Danann provocaron una tempestad y la flota se dispersó.

Una flota se dirigió al Sur y luego al Noreste de nuevo.

La otra estaba en peligro debido a la tormenta así que Amergin, el poeta y estudioso de la flota, se levantó y pronunció una entonación druídica.

Al final de la oración, la tormenta cesó y los Milesianos desembarcaron de nuevo.

Era un jueves primero de mayo y el decimoséptimo día de la luna.

Entonces, Amergin puso su pie derecho en la tierra de Irlanda y cantó otro poema en honor de la ciencia que le da más poder que los dioses de donde vino.

Yo soy el viento que sopla sobre las aguas;
Yo soy la ola del océano;
Yo soy el murmullo de las olas;
Yo soy el buey de los siete combates;
Yo soy el buitre en la montaña;
Yo soy una lágrima del sol;
Yo soy la más hermosa de las plantas;
Yo soy un valiente jabalí salvaje.

Yo soy un salmón en el agua.
Yo soy un lago de la llanura.
Yo soy la palabra certera;

Yo soy la lanza que hiere en la batalla;
Yo soy el dios que crea o forma en la cabeza del hombre el fuego del pensamiento.
¿Quién es el que ilumina la asamblea en la montaña, si no yo?
¿Quién conoce las edades de la luna, si no yo?
¿Quién muestra el lugar dónde el sol va a descansar si no yo?
¿Quién llama al ganado de la Casa de Tethra?
¿A quién sonríe el ganado de Tethra?
¿Por qué es el dios que forma encantamientos –
– el encantamiento de la batalla y el viento del cambio?

Leabhar Gabhala

Entonces después de tres días y tres noches, los Hijos de Mile empezaron su primera batalla contra Tuatha De Danann en un lugar llamado Sliab Mis, hoy día Slieve Mish está en el Condado de Cork.

En un Manuscrito galés del Siglo XIV encontramos un poema similar atribuido al bardo Taliesin, mejor conocido en la Saga Artúrica como Merlin.

Yo he sido un águila
Yo he sido madera en el soto
Yo he sido una espada en la empuñadura
Yo he sido un escudo en la batalla
Yo he sido una palabra entre las letras.

Los dos cantos subrayan algunas creencias Druídicas y Célticas.

Esta ciencia divina, penetrando los secretos de la naturaleza, descubriendo sus leyes era un ser idéntico a estas mismas fuerzas y mantener esta ciencia era mantener la naturaleza en un todo.

El poeta de hecho es la palabra de la ciencia, él es el dios que concede al hombre el fuego del pensamiento, el poeta es la naturaleza, es el viento y las olas, los animales salvajes y el brazo del guerrero.

Porque el poeta es la encarnación visible de la ciencia en forma humana.

Él no sólo es hombre, sino también águila o buitre, árbol o planta, palabra, espada o lanza.

Él es el viento que sopla en el mar, la ola del océano, el murmullo de las olas, el lago en el llano.

Él es todo esto por que él es el ser universal, porque él tiene la custodia del tesoro de la ciencia y hay pruebas de que posee este tesoro.

Por ejemplo, él sabe calcular las lunas, la base del calendario, por que él puede determinar las grandes asambleas populares.

La astronomía no tiene ningún secreto para él, también puede saber (nadie más lo hace) donde va a descansar el sol.

Él es la ciencia, es un poeta, es un soñador.

Él es El Soñador.

Mientras Finn y su hijo Oisin, junto a varios compañeros, cazaban una mañana brumosa de verano a orillas del lago Lena, vieron acercarse a una doncella hermosísima, montada en un corcel blanco como la nieve.
Ella llevaba un traje de reina: una corona de oro y un manto de seda marrón con estrellas de oro rojo la envolvía y se arrastraba por el suelo.
Su caballo llevaba adornos de oro y un penacho sobre la cabeza.
La doncella y se acercó a Finn y con él habló.
– Desde lejos he venido y te he encontrado, Finn, hijo de Cumhal.
– ¿Cuál es tu tierra, doncella, qué es lo que deseáis de mí?
– Mi nombre es Niam la del pelo dorado. Soy hija del rey de la Tierra de la Juventud, y lo que me ha traído hasta aquí es el amor por vuestro hijo Oisin.
Ella giró hacia el joven guerrero y le habló con una voz a la que nadie podía negarse.
– ¿Vendrás conmigo, Oisin, a la tierra de mi padre?
– Allí iré y hasta el fin del mundo.
Entonces la doncella habló sobre su tierra, y mientras lo hacía, una quietud de ensueño inundó todas las cosas.

Ningún caballo se movió, los perros dejaron de ladrar, ninguna ráfaga de viento meció las hojas del bosque.

Los hombres estaban tan maravillados que de todo lo que ella contó, sólo pudieron recordar:

Es una tierra deliciosa por encima de todos los sueños,
Más bella que cualquier cosa jamás vista por unos ojos.
Allí todo el año hay frutos en los árboles,
Y durante todo el año las plantas florecen.

Allí los árboles miel salvaje gotean;
El vino y la hidromiel nunca se terminan.
Ningún habitante conoce el dolor ni la enfermedad,
Y la muerte o el decaimiento nunca están cerca de él.

La fiesta nunca empalaga ni la caza cansa,
Ni tampoco para de sonar la música de los salones;
El oro y las joyas de la Tierra de la Juventud
Brillan con esplendor jamás conocido por hombre alguno.
Tendrás caballos de buena cuna,
Tendrás perros que corren más que el viento;
Un centenar de guerreros os seguirán en las batallas,
Un centenar de doncellas os cantaran para que durmáis.
Una corona de soberano llevareis en la frente,
Y a vuestro lado un arma mágica siempre estará,
Y seréis el señor de toda la Tierra de la Juventud,
Y señor de Niam la del pelo dorado.

Al terminar la canción, los fians vieron a Oisin montar en el corcel mágico, sostener a la doncella en sus brazos, y desaparecer como un rayo de luz hacia el bosque.

Deirdre (pronúnciese diedra) nació en Emhain Mocha, cuando sus padres eran invitados del rey Conchobar del Ulster.

El druida Catha predijo que esa niña traería destrucción y guerra al reino de Erin a través de su belleza, y que lo mejor que podían hacer era matarla allí mismo.

Pero Conchobar dijo que el destino, más que matarlo, hay que controlarlo, por lo que decidió hacerse cargo de la niña y comprometerse con el bebé en matrimonio.

Así Conchobar la crió procurando que no la vieran más hombres que Catha y él mismo.

Pasaron los años, y el día de su boda con Conor se acercaba.

A Deirdre le daba asco casarse con él, ya que era un viejo chocho y recomido, y ella no quería más que encontrar alguien con quien largarse de allí.

Un joven llamado Naisi( nasi), hijo de Usna (asna), se cruzó en el camino de Deirdre, y ella le preguntó que si se casaba con ella.

El le dijo que sí, y pronto se hubieron ido de Emhain Mocha.

Cuando Conchobar se dio cuenta de lo que había pasado, fue en busca de Naisi y de sus hermanos Ainle (anle) y Ardan.

A los hijos de Usna no les quedó más remedio que huir de Irlanda, y se fueron a Escocia, donde Deirdre y Naisi civilizaron a la población y crearon su pequeño reino.


Pasaron los años, y Conchobar aún buscaba venganza (como Chuck Norris :P), por lo que llamó a Fergus, uno de los héroes del Ulster y le dijo que era lamentable que tres grandes guerreros como los hijos de Usna se encontraran lejos de Erin, y le dijo que fuera a buscarlos.

Así partió Fergus con sus dos hijos a Escocia, donde encontró a los hermanos dispuestos a seguirle, ya que echaban de menos su tierra natal y sólo esperaban una invitación del rey.

Deirdre había tenido un sueño la noche anterior, que tres pájaros vendrían de Irlanda,

cada uno con una gota de miel en su pico, pero que volverían con una gota de sangre.

Intentó convencer a Naisi de que aunque la oferta pareciera dulce como la miel, Conchobar tan solo quería su sangre, pero fue inútil.

En su camino de vuelta, Fergus fue entretenido por Borrach(¿o?), que lo invitó a un banquete para dejar a los hijos de Usna sin protección.

Cuando llegaron, se les ofreció una fiesta que pronto se convirtió en una carnicería.

Tras una larga lucha, Conor acorraló a los hermanos, y se apoderó de la espada de Naisi, que había pertenecido a Manonnan.

Llamó uno a uno a los guerreros allí presentes para que matara a los hermanos, pero todos se negaron a matar a sangre fría para un rey odiado.

Sólo uno aceptó, un salvaje llamado Mainni, que cogió la espada y decapitó a los hijos de Usna allí mismo.

Conor se llevó a Deirdre, pero ella se había convertido en poco menos que una acelga llorona después de la tragedia, y después de un año de desdén el rey se dio cuenta de que no le amaba (no tenía muchas luces, tardó un rato en enterarse).

Entonces se dedicó a hacerla sufrir, y cuando se cansó, le preguntó que era lo que más odiaba en este mundo.

Ella respondió que Mainni, el asesino de Naisi.

Conchobar le dijo que en ese caso, iría a vivir con él.

La subió en un carro y, acompañada de Mainni mismo, partieron hacia su casa en Durracht.

Cuando pasaron delante de la tumba de los hijos de Usna, Deirdre no se lo pensó dos veces y se tiró del carro y se rompió el cráneo al estamparse contra la lápida.

Allí fue enterrada ella también, con su brazo alrededor de Naisi, y dos álamos crecieron y se entrelazaron sobre la tumba.

(¡**snif**, creo que este es buen momento para poner el disco de Celine Dion!)

Conor fue maldito por Catha, que era abuelo de Naisi, y la reina Maeve de Connacht le declaró la guerra hasta expulsarle del Emhain Mocha.

Se dice que Cuchulain decidió un día ir a la Tierra de las Sombras para aprender del arte de la guerra con Skatha.

En el camino se encontró con el legendario Puente de los Obstáculos, el cual estaba suspendido sobre unas aguas turbulentas y llenas de monstruos violentos.

Cuando alguien intentaba cruzar el puente, éste se levantaba y lo devolvía a su origen.

Cuchulain lo intentó varias veces, pero justo cuando llegaba a la mitad, el Puente de los Obstáculos lo sacudía y lo mandaba al otro lado.

En un intento final, de un sólo salto llegó hasta la mitad y con otro salto llegó hasta donde estaba Skatha esperándole.

Estuvo un año y medio aprendiendo con Skatha.

Ésta le enseñó a usar el Gae Bolg (bella lanza) y se convirtió en experto en esta poderosa arma.

Miled el Orgulloso, hijo de Dagda, príncipe daano de Slieve Callary, estaba casado con Fuamnach.

Cuenta la historia, que un día llevó a su castillo a otra esposa, una mujer de belleza y gracia incomparable llamada Etain.

Fuamnach, enardecida por los celos, la convirtió en mariposa y convocó una tempestad que le llevó por el aire durante 7 años.

Finalmente, una ráfaga, la dejó en el palacio encantado de Angus.

Él fue incapaz de deshacer el hechizo pero le construyó una casita asoleada, rodeada de las más exquisitas flores.

En el secreto de la noche, Angus podía devolverle su forma humana y así disfrutaban de su amor.

Con el correr del tiempo, Fuamnach descubrió su refugio y volvió a convocar a la tempestad mágica que, esta vez, la llevó hacia el palacio de Etar, un jefe de Ulster.

La mariposa Etain cayó en la copa de la mujer de Etar, justo cuando ésta iba a beber, entró por su boca y se alojó en su matriz.

Así fue como la mujer de Etar concibió, y dio a luz a una niña aparentemente mortal.

Cierta vez, Angus Og, hijo de Dagda y Boanna del palacio de New Grange, cayó profundamente enamorado de una doncella a la que había visto en sueños.

Sus padres, preocupados por el mal que acosaba a su hijo, buscaron a la joven por toda Irlanda, pero no pudieron encontrarla.

Finalmente decidieron llamar a Bov el Rojo, rey de los daanos de Munster y hombre diestro en misterios y encantamientos, quien tras buscar durante un año anunció que había encontrado a la ilusoria doncella en un lago llamado Boca de Dragón.

Angus y Bov viajaron hasta al lago, donde encontraron a quinientas doncellas paseando en parejas, cada joven unida a su pareja por una cadena de oro.

Entre todas las doncellas, Angus feliz reconoció a la de sus sueños y le preguntó a Bov quién era la muchacha, así supo que era Caer, la hija de Ethal Anubal, el príncipe de los daanos de Connacht.

Angus se lamentó por no ser lo suficientemente fuerte como para arrancarla de sus compañeras, pero siguiendo el consejo de Bov el Rojo, fue a pedir la ayuda de los reyes mortales de Connacht, Ailell y Maev.

Los reyes mandaron un mensaje al príncipe Ethal, pidiéndole la mano de Caer para Angus, pero él se negó a entregarla.

Ante el rechazo de Ethal, las fuerzas del rey Ailell lo sitiaron en su castillo y ante el segundo pedido de mano de Caer, el príncipe explicó que la joven vivía alternativamente bajo la forma de doncella un año y de cisne al año siguiente: “el próximo 1 de noviembre la podéis ver con otros ciento cincuenta cisnes en el lago Boca de Dragón”.

Angus fue allí en el tiempo propicio, se acercó a la orilla y llamó a la blanca y alada Caer, le explicó quién era y de pronto se trasformó en cisne él también.

La doncella correspondió su amor y juntos volvieron al palacio de Angus, emitiendo una música tan divina que todos lo que la oyeron cayeron en un sueño plácido durante tres días y tres noches.